10 formas de ser estudiante y trabajar al mismo tiempo

Muchos estudiantes se enfrentan a la realidad de combinar el trabajar y estudiar al mismo tiempo, con un sinfín de motivos o causas que lleven sumar una obligación adicional.

Es una situación que pone a prueba la paciencia y la perseverancia para los que asumen el reto.

Sabemos que no es una tarea fácil poder cumplir con todas las responsabilidades académicas al tener que cumplir con un horario laboral, asistir a clases y además dedicar horas adicionales a repasar contenidos.  Sin una buena organización del tiempo, te sentirás fácilmente agotado, y seguramente no podrás mantener un buen desempeño.

Es por eso que hemos preparado para ti una serie de tips que puedan ayudarte a trabajar y estudiar al mismo tiempo de manera exitosa.

1.      Busca un trabajo flexible

Hay empresas, negocios que pueden ser flexibles con estudiantes, ofreciendo empleos por horas o ajustando la jornada a tus horarios de estudio.

Para trabajar y estudiar al mismo tiempo prueba buscando algún empleo a medio tiempo para que tengas tiempo para dedicarle a los deberes que puedas tener.

2.      Organiza tu tiempo

Diseña tus horarios de manera que tengas dispuestas las horas de trabajo y las de estudio así tengas los tiempos justos para cumplir con tus obligaciones. Sé lo más flexible que puedas con el tiempo. No dejes que los horarios choquen entre sí y te compliquen el día.

Administrar el tiempo es difícil, pero una buena organización del mismo es clave. Haz listas de todos los pendientes, y asigna el período de tiempo estimado para cada uno. De esta manera podrás cumplir con tus responsabilidades sin olvidar nada.

3.      Mantén contacto con compañeros y profesores

Los compañeros de estudio son valiosos, ellos pueden apoyarte con apuntes que hayas obviado o perdido por cumplir con el trabajo. Proponles crear un grupo de estudio para estar al día con tus obligaciones estudiantiles.

Muchos de los profesores han pasado por tu misma situación, y si bien no pueden adaptar las clases hacia aquellos estudiantes que eligieron estudiar y trabajar al mismo tiempo, algunos pueden ser un poco flexibles. Es una facilidad y un compromiso.

4.      Informa en la empresa sobre tu situación

Informa tus superiores y compañeros de trabajo para que estén conscientes de tu situación. No tomes como un comodín el trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Tu esfuerzo te hace excepcional del resto, cuentas con tiempo reducido para cumplir con las metas y objetivos en el trabajo. Siempre muestra que estás dispuesto a mejorar sin incumplir en ambas jornadas.

5.      Establece metas y prioridades

Todo estudiante posee motivos diferentes para buscar empleo; costear los gastos en la carrera, ayudar a la familia, independencia económica; también están los profesionales buscando ponerse al día en su carrera para tener mayores beneficios.

El tiempo es valioso cuando decides estudiar y trabajar al mismo tiempo. Al tener el tiempo reducido debes ordenar y organizar las urgencias entre trabajo y estudio.

Proponte metas que puedas cumplir, sé realista cuando te proyectes cumplir alguna de ellas. Considera tu tiempo, posibles imprevistos y soluciones.

6.      Haz tiempo para ti

El tiempo reducido, una jornada laboral y otra de estudio puede ser una mezcla bastante estresante, hay que ser sensato con nosotros mismos.

Son actividades igual de agotadoras, sacrificarás horas de sueño, salidas y posibles compromisos. Aprovecha las temporadas vacacionales para dedicarte tiempo a ti.

Trabajar y estudiar al mismo tiempo requiere aprovechar todos los espacios posibles que podamos nos dedicar, no te sobresatures de obligaciones. El estrés puede complicar toda meta que te propongas, afectar tu salud, hacer que te sientas agotado e incluso, interferir en tus relaciones interpersonales.

7.      Mantén un foco realista

Siempre debemos asumir que si nos embarcamos en el proyecto de trabajar y estudiar al mismo tiempo, no nos cerrara puertas pero si ralentizará un poco el alcance de tus metas.

Si planeas un tiempo estimado para graduarte, conseguir la maestría que deseas, o aprender un nuevo oficio o profesión toma en cuenta los obstáculos que ambas jornadas deparan para ti.

No te desanimes, por duro que sea el camino. Al lograrlo, el goce valdrá el doble por todo el esfuerzo que dedicaste para poder lograrlo.

8.      Diseña un plan y técnicas de estudio

Aprovecha esos ratos libres entre clases o alguna salida tempranera del trabajo. Adelanta todo lo que puedas en el tiempo que tienes para no demorarte, o peor incumplir.

Crear estrategias de estudio te ayudará a optimizar tu rendimiento en ambos campos, siempre organizando pendientes más importantes y considerar el tiempo estimado antes de toda entrega.

Con una buena estrategia puedes ir bien encaminado si elegiste trabajar y estudiar al mismo tiempo.

9.      Establece prioridades de tiempo

Reserva las horas convenidas a cada jornada, tendrás un tiempo reducido donde cada minuto será valioso para poder llevar a cabo todos los objetivos.

Tus relaciones familiares, interpersonales y las profesionales se verán afectadas cuando trabajas y estudias al mismo tiempo, pero debes mantener el enfoque en que todo es por un bien mayor.

A medida establezcas tus prioridades las metas se pueden acercar o alejar más de lo esperado, pueden variar o mejorar dependiendo de cómo te desempeñes para cumplirlas.

10. Escoge el trabajo más recomendado para estudiantes

La revista Forbes México comenta sobre algunas situaciones que presenta la población estudiantil que eligió trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Las dudas siempre están al momento de buscar un trabajo ideal, sobre todo ante el tiempo que dispones contra el tiempo para tus estudios. Acá algunas sugerencias que pueden ayudarte:

  • Aplica por trabajos sencillos o de medio tiempo. Si debes cumplir jornada completa, considera organizar tu tiempo.
  • No limites a buscar solo trabajos afines a tu carrera, expande tu conocimiento e incentiva tu proactividad.
  • Los trabajos temporales durante vacaciones de la universidad son una excelente alternativa.
  • Prueba ser becario, o intentar programa de apoyo a estudiantes.
  • Realiza prácticas profesionales, promoverán tus habilidades.

Debes pensarlo mucho antes de asumir un reto de este tamaño, ya que no es algo fácil, pero tampoco imposible. Muchas veces te sentirás tentado a rendirte, decisión totalmente comprensible. Pero pensiensa en lo gratificante que puede resultar el poder lograr tus metas bajo condiciones tan difíciles seguramente te será de gran motivación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *