5 preguntas trampa en una entrevista de trabajo

La perspectiva de abandonar tu antiguo empleo y empezar de nuevo en otra parte puede ser aterradora para muchos. Si has tomado en cuenta nuestros consejos sobre cómo encontrar trabajo en Bolivia u otro país, tarde o temprano obtendrás la ansiada entrevista de trabajo. Es en esta situación que necesitas mostrar tu mejor faceta.

Muy a pesar de los nervios o lo intimidante que pueda parecer una entrevista de trabajo, la preparación es tu mejora aliada. Esto significa tratar de causar la mejor primera impresión al cuidar tu forma de vestir, lenguaje corporal, tono de voz y las famosas preguntas trampa. Como son varias, trataremos las más comunes para ayudarte.

Preguntas trampa habituales en una entrevista de trabajo

Antes de abordar las preguntas trampa que utilizan los cazatalentos en la entrevista de empleo, queremos darte unas recomendaciones. Recuerda que esta instancia es un proceso de descarte y toda respuesta cumple una función. Por eso la actitud debe reflejar tu máximo esfuerzo cada vez que decidan evaluar tu candidatura.

Ten presente que los empleados de recursos humanos no tienen la intención de simpatizar contigo o invitarte una copa. Su labor es averiguar tus capacidades para manejar situaciones delicadas o bajo presión. Es importante hablar con sinceridad, pero sin tener que confesarlo todo. Lo negativo que surja, debe estar justificado.

Con esto en mente, empecemos con las preguntas trampa:

  1. ¿Por qué escogiste esta empresa?

Por muy sencilla que parezca esta interrogante, lo que digas puede complicarte la vida si no la tomas con la seriedad suficiente. El mejor consejo con respecto a este tema, es que conozcas a profundidad lo que representa la compañía. De muy poco te servirá decir unas palabras amables para salir del paso.

La investigación previa que hagas sobre la oferta y lo que significa la marca, te dará las razones para expresarte con pasión. Esta actitud no solo refleja tu interés en la vacante, sino que demuestra sinceridad de tu parte. Más allá del sueldo, tienes que exponer las razones por las cuales quieres trabajar ahí.

  1. ¿Qué te motivó a buscar otro trabajo?

Esta pregunta puede ser uno de los tantos momentos incómodos durante la entrevista de trabajo. Trata de tener calma al hablar sobre aspectos sensibles o negativos y no olvides tu preparación. Si te despidieron, el ambiente laboral no era el mejor o tuviste que salir por alguna equivocación, no te pongas a la defensiva.

Como están midiendo tu sinceridad y discreción, exprésate tranquilamente, con brevedad, de forma clara y sin disculparte. Un error común en esta circunstancia es empezar a hablar mal de tus antiguos compañeros, jefes y políticas de la compañía. Es mejor mostrar respeto y no pasar por una persona conflictiva.

  1. ¿Cuál es tu peor defecto?

Esta interrogante está relacionada con: “Cuéntanos algo de ti”, ¿cuáles son tus debilidades y fortalezas?, o dar una lista sobre las tareas que no dominas. Aunque tengas que hablar con sinceridad, no hace falta enfatizar demasiado lo malo. Tus puntos débiles deben reforzar la idea de que tienes lo necesario para el puesto.

Puedes hablar sobre una habilidad que no dominas bien, pero que resulta secundaria para lo que exige la oferta. Esto te da la oportunidad de hacerles ver a los cazatalentos que tienes la disposición de mejorar dentro de la empresa. Así conviertes un defecto aparente en una motivación para seguir desarrollando tus destrezas.

  1. ¿Cuánto crees que deberías ganar?

Tal vez esta pregunta te resulte algo inesperada porque tienes la oportunidad de terminar con un sueldo increíble o nada. La sabiduría popular indica que la entrevista de empleo no es el momento indicado para tratar este asunto. Como aún no perteneces al personal, no estás en condición de negociar.

La mejor recomendación en este caso sería la de mencionar tu estatus de junior o senior debido a tu experiencia. En base a eso, puedes argumentar que aspirar a un salario promedio según lo que dicta el mercado. Sin caer en un trato demasiado cercano o apelar a una broma, puedes indicar una cifra que consideres justa.

  1. ¿Puedes trabajar en equipo?

Ya sea que esta interrogante esté relacionada con tu inclinación a liderar o no, es importante responder de forma positiva. La capacidad de liderazgo, compañerismo, respeto, tolerancia, amabilidad y otras virtudes son muy valoradas por las empresas modernas. Abstente de ofrecer una imagen poco colaboradora.

De igual forma, si liderar representa un reto que te motiva, también es importante demostrar cierta autonomía (dado el caso). Cada persona posee diferentes cualidades que pueden ser bien aprovechadas con la dirección correcta. Mostrar independencia al momento de actuar es tan importante como trabajar en equipo.

Encontrar trabajo en Bolivia o en cualquier otra parte requiere que te tomen en cuenta para la entrevista de trabajo. Procura mostrar una sinceridad mesurada en función de cómo vaya fluyendo la conversación.

Lo ideal es portarse con cierta humildad, dejar claro tu compromiso y no pecar de arrogante. Existen otras preguntas trampa que debes preparar antes de cualquier entrevista de empleo. Así evitarás los nervios, podrás ser breve, al punto y evitarás revelar esos detalles que podrían perjudicarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *